dissabte, 4 d’abril de 2015

Bona Pasqua!


Té raó Alberto Eisman Torres (Jaén, 1966) quan diu:
“Pienso que el real y verídico Viernes Santo tiene lugar en este olvidado continente africano. Hace pocos días los extremistas de Boko Haram volvían a secuestrar a un grupo de chicas que se unen al ya primero del cual por desgracia nadie habla. El ataque de ayer contra la Universidad de Garissa – el más sangriento de entre los perpetrados Al-Shabaab – apenas llega a los titulares de los medios de comunicación occidentales y menos aún goza de una atención mediática medio decente, porque los 150 estudiantes muertos y las decenas de heridos no iban en un avión europeo ni hubo occidentales entre las víctimas. Si un suceso así hubiera sido en otra universidad, en los medios occidentales se escribirían páginas reales o digitales sin fin pero, claro... “nos pilla lejos y además son negros...”
En este Viernes Santo, muchos de los crucificados de hoy se encuentran en este continente. Acuérdense también de ellos, que no caigan en el olvido.
Però com que després del Divendres Sant sempre arriba el Diumenge de Pasqua, aquí us deixo aquest poema ple d’esperança cristiana, tot desitjant-vos una molt bona Pasqua. Que res ni ningú ens prengui l’esperança!

Bona Pasqua

Bona Pasqua, bons amics.

Germans meus, molt bona Pasqua,

perquè en ella descobriu

que la vida venç l'hivern 

en el clos de la vostra ànima,

i no vol que hi hagi fred

al voltant de vostra taula

ni paüres als carrers 

ni mentida a les mirades.

Bona Pasqua, amics bons,

perquè avui endevineu

que hi ha ALGÚ que estima encara,

que hi ha ALGÚ que és vostra llum,

vostra força i vostra gràcia,

per cantar al vostre esguard

i plorar amb les vostres llàgrimes.

Bona Pasqua, amics meus,

perquè avui tots descobriu,

com Maria de Magdala,

Jesucrist el gran Vivent,

Jesucrist, nostra esperança,

que ens persigna el cor i el front

i les cendres torna flama.

 

Martí Amagat i Matamala  (Banyoles 1931-2011)